Historia  

El añil, colorante azul obtenido de la familia de las indigoferas, ya era utilizado en el viejo mundo antes del descubrimiento de América. Por otra parte, en el nuevo mundo, el color azul era también extraido de la planta conocida como jiquilite y era utilizado por los habitantes de mesoamérica desde épocas muy tempranas para teñir las vestimentas sacerdotales y de los señores nobles.

Los reyes de España al darse cuenta de que en sus territorios se producia el añil, apoyaron su producción y durante la colonia, El Salvador se convirtió en el principal productor del añil del Reino de Guatemala. En el siglo XVII, la produccion del añil alcanzó su apogeo, pero poco tiempo después colapsó a causa del descubrimiento de los colorantes sintéticos en Europa.




Proceso

La tinta que utilizamos en nuestros teñidos es 100% orgánica.

El azul es obtenido del Añil ó Indigo, ésta es extraída de una planta llamada Jiquilite. En El Salvador existen 2 variedades: Guatemalensis y la Indigofera Suffruticosa, ambas alcanzan una altura de 1.5 mts.

Obtenemos la tinta cortando la rama de la planta antes de florecer.

Depositamos las ramas en una pila, donde es cubierta de agua para su fermentación.

Luego extraemos toda la planta de la primera pila y comienza el batido u oxigenamiento.

Al estar en el punto, el agua es pasada a una segunda pila para su reposo. Al final la tinta queda depositada en el fondo.

Con nuestra propia tinta y nuestros propios diseños, procedemos a teñir la ropa. Obtenemos diferentes tonalidades al repetir el sumergido varias veces.

Nuestros demás colorantes naturales son obtenidos de árboles o plantas medicinales y comestibles.

Los diseños utilizados en la ropa son originales de la marca y de artesanos tanto Salvadoreños como Guatemaltecos. Las prendas son tejidas y teñidas artesanalmente, con algodón 100% natural y orgánico, lo que asegura que la prenda es 100% ecológica.